Un día llamado lunes

Aconteció después del domingo, cuando las manecillas de un reloj que titilaba de frío finalizó el ciclo que tantas veces había completado antes ya. Ahora marcaba las horas de un lunes.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *