Miopiáceo obnubilado

Habían pasado ya varios años desde que eso a lo cual llaman alumbramiento le arrojó al mundo y le dejó con el porvenir en sus manos.

Hoy los recuerdos se le presentan borrosos, miopiáceos, como si algo los estuviera difuminando u ocultando… Pero no logra dilucidar de qué se trata, y tampoco le da mucha importancia.

Desde su punto de vista el mundo se mueve a su alrededor, el éxito ha construido todos esos caminos que convergen en sus intereses.

En su vecindario es incapaz de observar al mocoso que pasa vendiendo empanadas y el cual le esquiva, manteniéndose lejos por temor a tropezar con la enorme jaula que encierra ese frágil ego al que no quiere romper por temor a que se lo puedan cobrar. Y qué lata perder las ganancias de un día, piensa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *